El efecto Pigmalión

Sin respuestas
Anónimo
El efecto Pigmalión
EL EFECTO PIGMALION

...Pigmalión fue un escultor mitológico que modeló a una mujer de la que se enamoró irresistiblemente, enfermando de amor. Entonces, la diosa Afrodita se compadeció de él y dio vida a la mujer que Pigmalión había modelado, haciendo realidad su ideal.
Figurativamente, se llama efecto Pigmalión al hecho de que las expectativas que tenemos sobre las personas, cosas o situaciones, tienden a realizarse.
Robert Rosenthal se ha destacado por sus interesantes investigaciones sobre el efecto Pigmalión. En uno de sus experimentos Rosenthal tomó al azar una serie de alumnos de una escuela y dio sus nombres a los profesores, informándoles falsamente de que en los test habían salido superdotados, cuando la realidad era que habían salido simplemente más o menos normales. Lo sorprendente fue que al cabo de ocho meses, dichos alumnos obtuvieron un rendimiento escolar realmente de superdotados. ¿Qué es lo que había pasado?. Pues que la expectativa de los profesores y cómo se habían relacionado con dichos alumnos, había facilitado, o sea, "estimulado", el aumento de rendimiento en ellos.
Rosenthal hizo también experimentación con ratas de laboratorio. Asignó dos grupos de ratas normales a dos grupos de experiemtadores. El objetivo era conseguir una raza de ratas inteligentes. A los del un grupo les dijo que se trataba de ratas ya inteligentes, bien adiestradas a orientarse en laberintos. Naturalemente, no había ninguna diferencia entre los dos grupos de ratas. Al final del experimento, los rendimientos del grupo que tenía asignadas ratas ya "etiquetadas" como inteligentes superaron claramente a los del otro grupo. O sea, que cada grupo de experimentadores "creó" su propio mundo respecto a las ratas, configurando su propia realidad de acuerdo con sus expectativas.
Además, también se vieron otros detalles interesantes como conclusiones del experimento. Por ejemplo, aquellos experimentadores que creían tener ratas inteligentes estaban más tranquilos ante éstas y las trataban con más cuidado y afecto, así como las tocaban con mayor frecuencia, o sea, les daban caricias positivas, más que los experimentadores del otro grupo.
Las profecías que se autocumplen es un fenómeno que no sólo se da en el mundo de "lo vivo". También se da incluso en las ciencias físicas.
En física cuántica hay una controversia planteada sobre si electrón se comporta como una onda o como una partícula. La paradoja es que parece que se comporta como las dos cosas. Todo depende de las ideas previas del experimentador que hace el experimento. Si el experimentador piensa que el electrón se comporta como una onda, lo que consigue es demostrar que éste se comporta como una onda, y a la inversa. Es decir, que el experimentador al hacer el experimento "altera" el comportamiento del electrón según lo que "espera" obtener. El físico John Wheeler ha expresado:
"Creo que, a través de nuestro propio elegir y plantear conscientemente cuestiones relativas al universo, provocamos en cierta medida los mismos fenómenos que tienen lugar ante nosotros".
El efecto Pigmalión cuestiona uno de los postulados que se supone definen el estudio científico, que es el de poder usar los resultados obtenidos en la investigación científica para poder hacer "predicciones". Puede ser que la predicción de un acontecimiento sea lo que lleva al acontecimiento de la predicción.
En los experimentos de Rosenthal el efecto Pigmalión fue usado positivamente, es decir, se posibilitaron resultados positivos a partir de expectativas positivas. En este sentido, el efecto Pigmalión tiene una gran importancia para nuestro vivir, así como para la psicoterapia y las ciencias humanas, sociales y de la salud en general.
Pero al mismo tiempo podemos pensar como muy probable que el mismo fenómeno puede suceder también en su aspecto negativo, es decir, que teniendo expectativas negativas facilitamos que éstas se hagan realidad.
Por tanto, es necesaria una continua reflexión sobre las propias creencias y expectativas, tanto hacia nosotros mismos, como hacia los demás y la vida en general...

Jordi Oller del libro
vivir es autorrealizarse: Reflexiones y creaciones en Analisis Transaccional